MI PRESIDENTE

|

Presidir una federación como la Madrileña de tiro Olímpico, supone enfrentarse a todos los que en la sociedad de hoy en día, ven el uso de armas como una barbaridad, propia por tanto, de barbaros. Supone lidiar con la autoridad competente, encargada de un férreo control sobre la instalación y la actividad, como no puede ser de otra manera. También requiere de ofrecer una gestión dirigida a muy diferentes sensibilidades, donde los tiradores y los clubes exigen atención a sus demandas, en función de sus necesidades, por ejemplo, según las diferentes disciplinas que se practiquen. Y como en todo en la vida, también supone soportar, al contrario, bien por ser “competencia” de su negocio, bien por intereses políticos o simplemente por ser la envidia un mal muy común en nuestra época.

Pero lo cierto es que cuando se consigue el respaldo en unas elecciones, se debe de aceptar una alta responsabilidad, por ejemplo, la de crear un equipo de gestión acorde a las necesidades de la instalación como del organismo y sus federados. En este punto es muy importante que dicho equipo sea homogéneo y reme en la dirección adecuada, en la seguridad de que, siempre que se gestiona, se pueden cometer errores, demostrando la verdadera valía en la resolución de estos. Y todo ello sin olvidar, como hemos comentado antes, la férrea defensa de nuestro deporte y de nuestra federación.

Ya hemos tenido la ocasión en otro articulo de esta cabecera, de comentar el acierto que supone el añadir al organigrama un puesto puramente ejecutivo, de gestión, que en muy breve espacio de tiempo está dando sus primeros frutos, el equipo funciona, y lo suficientemente bien como para merecer el apoyo y el voto de confianza.

Es muy importante que el deportista usuario de las armas entienda que, como usuario, poco puede hacer en defensa de sus derechos, y las Federaciones son el principal medio para representarnos en una lucha que debe de ser continua, educación, aspectos legislativos, etc.

También es necesario que tanto usuarios, como empleados o incluso la Junta directiva, recuerden que cuando delegamos, delegamos autoridad, nunca responsabilidad, por ello debemos valorar a nuestros electos dirigentes, son ellos los que en la defensa de nuestro deporte ponen la cara.

Para terminar,  D. Andrés Martínez Sutil, `presidente de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico, es por derecho electoral mi presidente, con sus aciertos y sus errores, pero con capacidad de resolverlos y cuenta con todo nuestro apoyo en sus responsabilidades.

Vamos a remar todos juntos para conseguir lo mejor para el tiro deportivo en general y el madrileño en especial

Comentarios

Encuesta